Hablando en colores

04 May Hablando en colores

Hablando en colores

Los colores tienen significados ocultos y además ejercen un gran poder psicológico sobre nosotros. Nos evocan recuerdos, nos dan paz, nos alteran, nos ponen alegres… nuestro estado de ánimo puede variar en función del color que nos rodea, así que es muy importante conocer sus secretos para poder hacer una buena elección.


Nosotros tenemos la suerte de poder distinguir mucho mejor los colores, y las mujeres todavía mejor que los hombres, según la ciencia. Así que, aprovechando esta gran ventaja con la que contamos, hay que conocer la psicología que hay detrás de ellos para poder aplicarlo a nuestra vida de la manera más beneficiosa. Si tan solo eligiendo bien los colores, podemos ayudar a que nuestro cerebro esté más activo, potencie la creatividad y cambie nuestro estado de ánimo, es algo que merece la pena investigar.

Al margen de los significados, están las preferencias de cada uno. Hay personas que se identifican más con un tono que con otro y eso también hay que tenerlo en cuenta. No obstante, toma nota de lo que cada color puede aportarte a ti y a tu decoración, y decide cuál es el que más se adapta a tus necesidades.

Blanco

Este color es sinónimo de paz. Es la inocencia, la espiritualidad, la pureza… el todo y la nada. Se crea a partir de todos los colores y es capaz de moderar la iluminación, creando una sensación de amplitud visual y con mucho más brillo. Además, tiene una gran ventaja y es que nunca pasa de moda. Si eres de esas personas indecisas, que quiere estar a la última, pero no quiere pecar de atrevida, entonces el blanco es el ideal para tu hogar.

Negro

Lo opuesto al blanco: la ausencia de color. No es de extrañar que todos los malos de las películas y cuentos vistan de negro, ya que este color denota poder y elegancia. Para su combinación, si lo utilizas en la pared contrarresta con tonos neutros; si es en accesorios mejor colores vivos. Hay que usarlo con cuidado, ya que absorbe la luz y en grandes cantidades resulta agobiante, por lo que si te decides a usarlo, tendrás que dosificarlo. El negro es ideal para espacios grandes, imponentes con altos techos y muchos espacio por delante.

Rojo

Pasión, amor, vida, fuerza… son las sensaciones que nos vienen a la cabeza con este color. Este color es muy peculiar y no suele adaptarse a todas las personalidades. Sin embargo, es perfecto para las personas vitales y extrovertidas, debido a la fuerza que ejerce en nuestro sistema nervioso. Eso sí, no es nada recomendable para los dormitorios, ya que es un color bastante reñido con el descanso. Lo ideal es utilizarlo en pequeñas dosis: complementos decorativos, alguna pared, etc. Muy de moda estuvo este color durante décadas para usarlo en cocinas, y hoy por hoy lo podemos encontrar sobre espacios más pequeños, como por ejemplo la pared del recibidor o el mueble de la entrada.

Naranja

Al igual que el rojo, un color potente y lleno de vida, sin embargo, no es tan estimulante como el anterior. Es ardiente, brillante y nos aporta diversión y dinamismo a la habitación. Este color nos ayuda a combatir la fatiga, alienta el sistema respiratorio y nos hace ser mucho más optimistas. Es perfecto para entornos sociales, lugares en los que nos reunimos con la familia o amigos, es decir, cocina, salón… Con este color a nuestro alrededor, seremos más seguros, comunicativos y sociables. Además, nos hace abrir el apetito, por eso lo utilizan tanto los restaurantes. Además, durante una época concreta, la combinación de naranja y wengué, fue la más recurrida a la hora de decorar las casas. ¡OJO! porque esta tendencia está de vuelta…

Amarillo

Siguiendo con la estela de los colores vivos y llenos de energía, llegamos al color del sol. Color optimista por excelencia, alegre y generador de buen humor. Aunque en ocasiones se asocia a la mala suerte, lo cierto es que es una fuente de inspiración y desarrolla la creatividad. Las cocinas, salas de estar, comedores y salones son algunas de las habitaciones donde más se utiliza. Actualmente este color vuelve a estar muy de moda como color complemento para sobre todo, salones. Combina tu sofá gris o tus sillas, con cojines y complementos decorativos de este color, y tendrás una combinación ganadora. ¡¡Atrévete!!

Azul

Si Cristian Castro le dedicó una canción a este color, sería por algo. Es uno de los colores más sobrios y tiene un efecto tan relajante que lo hace ideal para los dormitorios o las habitaciones de niños. Combina perfectamente con los tonos neutros y apacigua las energías. La combinación de azul y blanco, cada año se pone de moda cuando llega el verano, y es que el estilo marinero es un estilo fresco, atemporal y que gusta a todo el mundo. ¿A vosotros no?

Morado

El morado es el misterio y la intuición y está muy asociado al lujo. Se aconseja combinarlo con colores y tonos más neutros, ya que tiene efectos calmantes. Tiene gran capacidad para estimular los sentidos, por ello se recomienda utilizarlo para ambiente de meditación. Es por eso, que lo ideal, es colocarlo en el dormitorio. Quizás no para pintar toda la habitación, pero sí para darle un toque de color con las fundas, cojines, alfombras… Etc.

Gris

Si pensamos en el estilo nórdico, el gris es el principal protagonista. Además, su sobriedad lo hace perfecto para los espacios más espirituales e intelectuales, por ello se utiliza tanto en oficinas, pero si no quieres que la oficina se convierta en un lugar deprimente, combínalo con algún color vivo que sirva para contrarrestar. En tu casa, juega con el gris en paredes, alfombras, sofás, decoración… El gris vale para todo, pero ojo, tampoco te vuelvas loco. Necesitarás algo de luz para no crear ambientes demasiado pesado o lúgubres.

Rosa

Para bien o para mal, este color se asocia a la feminidad. Si pretendemos crear un ambiente delicado, suave y romántico tendremos que optar por este color. Es muy utilizado en dormitorios y habitaciones juveniles. Color de moda en 2016 según el instituto Pantone, sigue teniendo mucho tirón hoy en día. Ideal para tapizar tu sofá con terciopelo en este color, y dar a tu salón un toque chic y diferente.

Verde

La naturaleza hecha color. Es el color de la vida, del crecimiento, de la esperanza y la renovación. Con él, conseguimos crear ambientes de paz y calma, es válido para cualquier ambiente pero se suele utilizar más en los detalles, como por ejemplo toallas, jarrones, etc. Actualmente, el verde, es el color estrella de la decoración. Elegido color del año, todas las revistas de moda, de muebles, de decoración… Y en definitiva de tendencias, apuestan por este color tan especial. ¿Tu atreverías a ponerlo en tu casa?

Marrón

Al igual que el verde, nos recuerda a la naturaleza. Su principal manifestación material en la madera. Nos proporciona protección y seguridad. La comodidad y el confort son las principales características que inspira este color, por ello es ideal para los salones. Este color resulta el complemento perfecto para cualquier decoración. Ideal para estilos como el nórdico, el estilo rústico, el estilo clásico, el estilo contemporáneo… En todos encaja a la perfección.

Y ya sabéis, si queréis decorar y combinar los colores de vuestra casa adecuadamente, solo tenéis que pasaros  por nuestra tienda, y trataremos de ayudaros con vuestro proyecto de hogar.

¿Te animas?

No hay comentarios

Publica un comentario